En la actualidad, nadie está exento de caer en estrés laboral producido por una carga abrumadora. Puede que esta haya sido impuesta por la empresa, aunque también es común que se trate de una carga autoimpuesta.

Profundicemos en esto y evaluemos las mejores alternativas para hacerle frente a la carga laboral de la mejor manera posible. En consecuencia, disipar el estrés dentro del entorno de trabajo, ganar fluidez en las tareas cotidianas y mejorar el rendimiento en general.

Reconocer el estrés laboral

La mayoría de las veces somos víctimas del estrés laboral y nos damos cuenta de ello cuando ya hay consecuencias con las que es difícil lidiar. Es necesario entender que llegar a este punto no es por una acción en un punto específico, sino de una serie de eventos repetitivos que van cargando nuestra psique.

Poco a poco nos vamos llenando de pesadez e indirectamente vamos bajando el interés por nuestras responsabilidades. Lo que al final repercute en nuestro índice de productividad y en última instancia, afecta el clima organizacional, influyendo en otros miembros del equipo.

Por ello, lo primero es hacernos conscientes de que no estamos siendo nosotros mismos, o que no estamos al máximo de nuestro bienestar, pudiéndose representar de la siguiente manera:

  • Cambios drásticos de humor
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Rumiación
  • Molestias físicas en espalda, torso y cabeza
  • Enfermedades leves pero muy frecuentes
  • Problemas de comunicación
  • Problemas para relacionarse dentro y fuera del trabajo

Ante alguna de estas señales, es importante hacer un alto y evaluar si se debe a que estamos saturados en nuestro trabajo.

Cómo liberarse del estrés laboral

Ahora bien, al tener una idea de que podríamos estar atravesando una fase de sobrecarga o estrés laboral, es importante profundizar con el fin de encontrar la raíz. Para ello, necesitas evaluar cuál es el motivo de tu estrés.

Te interesará  5 Motivos para amar la industria de la belleza

Algunas de las razones más comunes son:

  • Más responsabilidades de las que puedes asumir
  • Falta de precisión en el rol asignado
  • Entorno laboral por debajo de las expectativas
  • Víctima de un liderazgo autoritario
  • Diferencias con otros miembros del equipo
  • Deseos de abarcar más de lo que puedes
  • Exceso de horas en la jornada
  • Metas poco razonables

Entendiendo estos puntos, es mucho más sencillo tomar acción, ya que, a ciencia cierta, nadie quiere una vida de estrés. A partir de aquí, puedes tomar algunas de las siguientes medidas:

  • Solicita un tiempo de desconexión
  • Realiza una descripción de tus capacidades
  • Así mismo, establece un límite de responsabilidades a asumir
  • Organiza tu agenda de una mejor manera
  • Dales cabida a las actividades personales
  • Explora un hobby
  • Aprender a ser más eficiente

Estas actividades te permitirán drenar la pesadez interna, pero ocasionalmente puede que no sea suficiente. Si es tu caso, no debes dudar en contactar a un especialista en psicología. Tu salud mental no es una opción, es una prioridad y si por el medio básico, elemental no puedes solucionarlo, lo mejor es recurrir a un profesional.

Una vez que tomes las medidas pertinentes, no solo volverás a ser tú mismo, sino que podrías incluso ser hasta mejor.