Como en otros muchos sectores, el modo online de la banca ha llegado para implantarse de forma sistemática en cada vez más países. Está claro que los procedimientos cambian y los procesos se transforman. Esto siempre supone una serie de ganancias a nivel de eficacia y algunas pérdidas respecto del modelo tradicional. En ocasiones no es necesario elegir porque ambos sistemas se complementan de forma eficaz, sin embargo, son muchas las dudas que surgen ante la nueva aparición de este tipo de bancos en cualquier país.

Hay que saber que es muy diferente tener servicios online en un banco tradicional de la versión de un banco que se gestiona por entero a través de Internet. Las ventajas e inconvenientes que plantea se pueden valorar para hacer una ponderación del verdadero beneficio que ofrecen.

Ventajas de una banca totalmente online

  • En cualquier parte, en cualquier lugar. Este es el principal beneficio que ofrece un banco online. Tienes acceso a tus cuentas y a todas tus gestiones siempre que lo necesites y allá donde estés. Podrás hacer todo tipo de operaciones y disponer de tu dinero de forma inmediata en cualquier lugar del mundo y con independencia de la hora que sea.
  • Tu tiempo es tuyo. El beneficio de la ubicuidad se deriva también en un ahorro considerable de tiempo por parte del usuario. Se acabó esperar turno en ventanilla.
  • Reducción de comisiones. Las gestiones y la operatividad online derivan en una reducción de costes y tiene como consecuencia la minimización de las comisiones cobradas por el banco, en muchas ocasiones incluso se eliminan por completo.
  • Seguridad y confianza ganada con el uso. Aunque la preocupación del desconocimiento caracteriza a este tipo de servicios cuando se inician, el buen funcionamiento y la demostración de seguridad va ganando la confianza de los usuarios. Poco a poco, los clientes de la banca online van despejando sus dudas y eliminando reparos hacia este tipo de banca. La confianza ganada se extiende a otro tipo de comercios en la Red como tiendas o casinos del tipo de betsafe.com/pe que, siempre que ofrezcan garantías, se convierten en un recurso más de la población.

Desventajas de una banca totalmente online

  • Conexión. Para poder acceder a tus cuentas y hacer gestiones es imprescindible contar con acceso a Internet. Esto es muy sencillo de conseguir en la actualidad, sin embargo, aún puede haber ocasiones en las que nos encontremos situaciones de desconexión.
  • Trato personalizado. Los más nostálgicos de la atención al cliente clásica se sentirán fríos en la banca online, sin embargo, esto se puede convertir en una ventaja en según qué momentos y gracias a la presencia 24 horas del servicio de atención al usuario.
  • Desconfianza. Para muchas personas aún genera una gran inseguridad la gestión online. No solo por la ausencia de fisicidad del servicio, sino por una falta de control del medio digital que incrementa en desconocimiento y la desconfianza.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!