Algo tan sutil como los temas de conversación, puede afectar en gran medida la calidad de la comunicación. Esto impacta, por supuesto, en la calidad de la relación incipiente o la que ya cuenta con trayectoria.

Si, por ejemplo, estás frente a un nuevo cliente, la manera en que manejas la conversación proyectará una imagen profesional o una no tan competente. De igual manera, en caso de estar en una junta, tu equipo de trabajo puede percibir tu profesionalismo o tu falta de este de acuerdo a los temas que prefieras abordar.

¿Quieres mejorar el impacto de tus conversaciones para obtener mayores beneficios de tus relaciones profesionales? Permíteme explicarte los aspectos que debes cuidar para lograrlo.

¿En qué influye la calidad de la conversación?

El mensaje que se comparte en los distintos temas de conversación abre o cierra puertas mentales en los interlocutores. Si el tópico es relevante para quien escucha, hay mayor disposición para la escucha y la interacción.

Gracias a esto, se genera un vínculo más cercano y es mucho más sencillo llegar a acuerdos.

Si al comunicarnos con nuestros equipos de trabajo, clientes o incluso en una entrevista laboral, abordamos temas nada relevantes, subconscientemente pasaremos a ser menos relevantes en la ocasión. De esta manera, perdemos cierto grado de autoridad y dejamos de ser considerados como agentes que aporten valor al contexto del evento.

Para evitar llegar a ello, te comparto algunos consejos para que tus conversaciones se vuelvan el elemento esperado en las reuniones.

¿Cómo abordar los temas de conversación con clientes?

Sea que tengas un nuevo cliente o debas atender uno que ya cuenta con trayectoria en la empresa, debes saber que no todo son número para é, o ella. Hay aspectos que, si son considerados en los temas de conversación, fomentarán una mayor conexión en la conversación.

Te interesará  Elementos del customer journey B2B

Entre estos, puedes evaluar los siguientes puntos.

  • Aspectos personales: hobbies, comidas favoritas, viajes anhelados, similares.
  • Objetivos de la relación: problemas a solucionar, puntos de partida, inquietudes, otros.
  • Funcionalidad de la relación: equipo de trabajo a cargo, organización, el plan, otros.
  • Acuerdos: motivaciones, temores, concilio, puntos de foco y demás.

¿Cómo mejorar los temas de conversación con el personal de trabajo?

Ahora bien, cuando se trata de temas de conversación que debes procurar con tu equipo de trabajo, algunos elementos cambian. Sin embargo, los tópicos tienen cierta similitud (en esencia), con respecto a la lista de temas para clientes. ¿Por qué?

Al final, tu equipo de trabajo también necesita sentirse conectado contigo. Tu necesitas proyectar una imagen de autoridad; presentarte como un conocedor de las áreas más importantes de la empresa, que además, cuenta con una visión clara sobre cómo liderar al equipo hacia el logro de los objetivos trazados.

Por ello, debes aprender a lidiar con aspectos tanto personales como profesionales en los temas para las conversaciones. Sin embargo, aunque en teoría puedas usar los mismos puntos descritos con los clientes, en este caso no deseas vender, solo afianzar la relación, mejorar la confianza y aumentar la productividad.

Para lograrlo, es indispensable que tu equipo se sienta integrado; que perciba que te preocupas tanto por los números y los KPI’s, así como los aspectos personales de cada uno de ellos.