Indiferentemente de la actividad comercial a la que te dediques, al cierre de tu año fiscal debes cumplir con tus obligaciones ante el SAT. Por ende, si todavía no sabes cómo calcular el monto a pagar por IVA acreditable, es momento de hacer una pausa para que juntos aprendamos a calcularlo.

En esta oportunidad te explicaré los detalles del impuesto al valor agregado, además de sus tipos y por supuesto, cómo manejarlos correctamente en tu negocio.

Se trata de conceptos simples que te pueden llevar a un mejor estado financiero, así que presta mucha atención.

Calcula el IVA acreditable: conoce la estructura de tus impuestos

El IVA acreditable es un impuesto que se agrega a aquellos bienes y/o servicios que adquieres. Lo pagas directamente a tu proveedor, así que incluso puedes ver un respectivo desglose de este en la factura de la transacción.

Tiene la denominación Acreditable, porque eres tú quien adquiere el bien y pagas el respectivo impuesto de adquisición. En México, este impuesto es del 16% del valor del producto o servicio que adquieres y ya está implícito en la transacción.

Por ejemplo, si un comerciante te venderá un producto en $100 MXN, al momento de la transacción, este debe demandar $116 MXN.

Ahora bien, suponiendo que vas a realizar una compra diferida o a crédito, el IVA no se ve reflejado hasta que completas los pagos de todas las cuotas. El monto es igual del 16%, pero lo verás reflejado al final.

En consecuencia, entra en una subcategoría denominada IVA por acreditar. Sigue siendo un impuesto por adquisición, pero que tardará algunas cuotas en completarse.

Te interesará  Guía completa sobre el costo promedio: Definición, fórmula y ejemplos

IVA trasladado: la otra parte de la ecuación ante el SAT

Ahora que conoces la estructura del IVA acreditable, debes estarte preguntando cómo se calcula el pago que debes hacer al SAT en cada cierre fiscal. Permíteme adelantarte que, para obtener dicha cifra, necesitas manejar otro valor importante relacionado a este impuesto; se trata del IVA trasladado.

Una manera sencilla de explicarlo es que la categoría acreditable comprende cuando compras y la categoría de trasladado se relaciona a tus ventas. Igual del 16%, pero en este caso, es el valor que le has estado cobrando a los clientes de tu negocio.

Ejemplo del IVA acreditable vs IVA trasladado

Supongamos que Andrés va a la tienda de computadoras de Sandra para adquirir un nuevo portátil. Para este ejemplo, Sandra le vende a Andrés una laptop de $10.000 MXN, que, con el IVA, queda en $11.600 MXN.

El impuesto es de $1.600 MXN, pero el mismo valor representa dos naturalezas distintas para cada una de las partes. Para Andrés, este es un IVA acreditable, pues es quien está comprando, mientras que, para Sandra, este valor representa el IVA trasladado, pues está vendiendo.

¿Cómo calcular el valor a pagar ante el SAT?

Bien, una vez aclarado el panorama, nos debemos adentrar en el cálculo del pago de IVA ante el SAT. Para ello has de llevar un registro detallado de todas las transacciones de compra y venta de tu negocio.

Por supuesto, debes contar con el soporte físico o electrónico de todos estos movimientos; es la manera en la que puedes respaldar tu solvencia tributaria.

Te interesará  Contabilidad financiera: Principales aplicaciones

Realiza una suma de todos los IVA acreditable en las compras de tu negocio, y a su vez, la suma del total de IVA trasladados a tus clientes en cada venta. Para el cálculo del monto a pagar en el SAT, debes restar:

Total de IVA trasladado – Total de IVA acreditable

Si el resultado es positivo, entonces te muestra la cantidad que debes pagar al SAT. Interpretando el resultado, hablamos de un panorama en el que tu negocio ha tenido la oportunidad de cobrar más impuestos de los que ha pagado.

Con el pago al SAT, solo se nivela la balanza tributaria.

Ahora bien, en caso de que el resultado sea negativo, estarías en una posición beneficiada. Has pagado más impuestos de los que has cobrado, así que puedes utilizar ese saldo a favor para que el SAT se cobre el IVA en ciclos fiscales futuros, o, en su defecto, solicitar un reembolso de IVA.

Lleva un registro impecable de entradas y salidas

Como emprendedor o empresario, lo ideal es establecer una base sólida en cuanto al control de tus transacciones. Con un registro impecable y detallado de todas las transacciones de tu negocio, será mucho más sencillo levantar el respectivo informe de cierre de año fiscal.

Gracias a esto, al momento de presentarte ante el SAT para realizar tus pagos, sabrás exactamente cuál es tu panorama. Incluso podrías organizar tus adquisiciones en función de que el cálculo de IVA resulte a tu favor.

Un poco de estrategia contable podría catapultar tu negocio, pero deficiencias en el control, te pueden llevar a pérdidas significativas.

Te interesará  Balanza de Comprobación: Herramienta Clave en la Contabilidad

Espero que de ahora en adelante puedas tener un control efectivo de las finanzas de tu negocio y que sepas cómo manejar todo lo relacionado al IVA acreditable y el trasladado.