Si bien es cierto que el concepto del “juguete” está mucho más asociado a décadas y generaciones anteriores, lo cierto es que la industria sigue generando millones de dólares todos los años. 

Con marcas e identidades muy establecidas en el mercado, los juguetes siguen siendo elegidos como compañía y promoción de la creatividad y la actividad lúdica para los más pequeños.

Es más, muchas de ellas ya llevan décadas en la comercialización de sus productos, y no se trata de empresas que hayan surgido recientemente. Esto quiere decir que han sabido adaptarse, reinventarse y encajar de forma perfecta con las nuevas demandas de las nuevas generaciones. 

Es que, efectivamente, los niños nacidos más allá de los 2000, rodeados de tecnología y un mundo cada vez más digital, conviven con otros estímulos. Estímulos distintos a los que existían antes, en la década del ´90, ´80 u ´70. 

Hoy, los paradigmas de entretenimiento son otros, y por eso los juguetes deben acompañar esas tendencias. Aun así, conservan su esencia simple.

Aunque el mundo de hoy esté dominado por la virtualidad, los juguetes siguen siendo una parte fundamental de la infancia. Por eso la emblemática franquicia My Little Pony, LEGO o Mattel, todavía perduran y cautivan a tantos niños.

La esencia del juguete que atraviesa generaciones

Su esencia de simpleza y creatividad perdura a lo largo del tiempo, ofreciendo a los niños un espacio de exploración y aprendizaje sin igual. En un panorama cargado de estímulos digitales y pantallas brillantes, esa presencia física representa un oasis de imaginación y juego tangible. 

Permite a lo niños crear, experimentar, explorar de manera activa. Se estimula su creatividad y, como consecuencia, favorece el desarrollo de sus habilidades tanto sociales como cognitivas.

Los juguetes también ofrecen una oportunidad única para la interacción social y el juego cooperativo. Al compartirlos y realizar actividades lúdicas juntos, los más chicos aprenden a comunicarse, colaborar y resolver problemas en un entorno seguro y divertido. 

Te interesará  5 tendencias que dominarán el Marketing de Influencers en 2022

Los juguetes y los adultos

Los niños no son los únicos atravesados por estos muñecos. En efecto, los juguetes tienen la capacidad de evocar recuerdos y emociones profundos en los adultos, recordándoles la magia y la inocencia de la infancia.

Muchas veces son estos recuerdos los que llevan a las generaciones mayores a terminar por regalar juguetes a los más pequeños. De esta manera, termina por generarse un anclaje muy fuerte a nivel cultural y social.

El éxito de las marcas de juguetes

Muchas de las franquicias de juguetes más exitosas tienen sus orígenes en el siglo pasado. LEGO, por ejemplo, fue fundada en 1932 por el danés Ole Kirk Christiansen. Desde sus humildes comienzos como un fabricante de juguetes de madera, esta marca se ha convertido en una de las más reconocidas y queridas del mundo. ¿Las razones? Su creatividad, calidad e innovación. ¿A quién no le gustaría tener un LEGO?

Y si hablamos de emblemas, tenemos que mencionar a Barbie, franquicia de la compañía estadounidense Mattel. La icónica muñeca revolucionó el mercado y marcó un hito, dejando una huella histórica a nivel cultural y social. Su creadora fue Ruth Handler.

My Little Pony juguetes también ha dejado una estela. Creada por Bonnie Zacherle, ha cautivado a generaciones con sus coloridos ponys y mundos mágicos. Fue la primera línea de juguetes basados en ponys que lanzó Hasbro, la empresa norteamericana fabricante.

A medida que la popularidad de los juguetes creció, Hasbro expandió la franquicia de My Little Pony a otros medios de entretenimiento, como series animadas, películas, libros y cómics. La serie animada original se estrenó en 2010 y la volvió un fenómeno cultural.

Te interesará  Cómo elaborar el plan de trabajo perfecto

Estrategias de las franquicias

Las franquicias de juguetes exitosas suelen basar su éxito en una combinación de propuestas y, por supuesto, una comprensión profunda del mercado infantil. 

El caso de LEGO es uno de esos que ha sabido adaptarse a las tendencias y demandas cambiantes de los niños a lo largo de los años, expandiendo su línea de productos. De esta manera, supo incluir sets temáticos de películas, videojuegos y colaboraciones con marcas populares, tales como Star Wars o Harry Potter.

Si de competencia hablamos, el mercado de juguetes se embrolla en una competencia feroz y sin cuartel, dado que son muchas las marcas que luchan por quedarse con la atención de los niños. 

Dos de las que mencionamos, como Hasbro y Mattel, tienen franquicias enfrentándose entre sí como Nerf, Transformes o My Little Pony. A eso se le suman propuestas emergentes de marcas nuevas, como Spin Master y sus Hatchimals.

Marketing, ventas y entretenimiento digital

El éxito de las franquicias de juguetes ha tenido varias consecuencias significativas en la industria del entretenimiento infantil. Por un lado, ha llevado a una mayor diversificación de productos y a una creciente integración entre el mundo del juego físico y el digital. 

Además, la buena salud de la industria ha generado un enorme mercado de coleccionables y productos de merchandising. Este universo se compone de ropa y accesorios hasta parques temáticos y espectáculos en vivo. 

Es que la influencia de estas marcas va más allá del mundo del juego, y se extiende a la cultura popular en general.

En la realidad actual, las franquicias enfrentan nuevos desafíos, incluyendo la competencia cada vez mayor de los dispositivos electrónicos y las plataformas de entretenimiento digital. Sin embargo, muchas marcas han demostrado una notable capacidad de adaptación, lanzando productos innovadores y desarrollando estrategias de marketing creativas para mantenerse relevantes en un mercado en constante evolución.

Te interesará  LA COPA MARKETERA: Lo que nos deja la copa américa

El panorama hacia los próximos años

En lo que respecta al futuro, las franquicias de juguetes enfrentan un panorama prometedor. Se prevén oportunidades emergentes en áreas como la realidad aumentada, la inteligencia artificial y la cada vez mayor personalización de productos.

Si bien es cierto que el mercado puede cambiar y evolucionar, una cosa es segura: las franquicias de juguetes seguirán siendo una parte integral de la infancia y la cultura popular de aquí al futuro más próximo.

Las empresas de juguete más valorizadas

Según los datos hasta 2023, la competencia del mercado se divide entre varias compañías fabricantes. 

La empresa danesa LEGO es la que ocupa el puesto número 1, a la vanguardia de la industria del juguete. La sigue la japonesa Bandai Namco con sus figuras de acción, y el podio lo completa Fisher Price, la firma norteamericana y sus productos para los más pequeños.

En cuarta ubicación se encuentra Barbie, manteniendo su fuerte popularidad desde siempre. El quinto lugar es un motivo de orgullo para Hasbro y su franquicia de Nerf, lanzador de dardos por excelencia para los niños.

Completa el top ten las siguientes marcas: Hot Wheels (6), Funko Pop! (7), Playmobil (8), Hasbro (9) y Jakks Pacific (10).

Fuente imagen: Freepik