Mito número 1: Cuando los negocios van bien una reducción de precios capturará una mayor participación de mercado.

Mito número 2: Cuando los negocios van mal, una reducción de precios estimularan las ventas.

Desafortunadamente la relación entre el precio y los ingresos desafía estos mitos y las  hace proposiciones riesgosas para la mayoría de las empresas. Y en realidad debemos tener en cuenta que cualquier reducción de precios debe ser contrarrestada por un incremento en el volumen de las ventas sólo para mantener el mismo nivel de ingresos.

Más que recurrir ciegamente a la rebaja de precios para estimular las ventas y los ingresos, con frecuencia es mejor encontrar formas de construir valor en el producto y justificar el precio actual o incluso una más alto en lugar de reducirlo para lograr que nos compren.

[divider] [/divider]

No se olviden de seguirnos cada semana con el hashtag #JuevesMarketero

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!